Este mes las cifras sobre el Imacec fueron menos que estelares. Y el gerente de Construye2025, Marcos Brito, comentó sobre este tema en carta enviada a la directora de Diario Financiero. “Es en momentos como este, cuando se vuelve urgente acelerar procesos de cambio y mejora para la industria, echando mano a soluciones que de otro modo sería más difícil adoptar, buscando así alternativas más eficientes de trabajo, de menor riesgo y con resultados a la vista en economías industrializadas”, señaló.

En 2018 el Consejo de Construcción Industrializada (CCI) impulsado por Construye2025, desarrolló un estudio que analizó tres obras. Dos eran prefabricadas -con tecnología de paneles de hormigón y madera, respectivamente- versus una hecha con albañilería tradicional.

Las cifras son contundentes y hablan por sí solas. Al comparar, en las obras que utilizaron la construcción industrializada hubo un 92% de reducción horas hombre de ajustes de calidad, 76% menos en tiempo efectivo para la construcción y 13% menos en costos directos de fabricación de obra gruesa. Para coronar esto, hubo tres veces menos generación de residuos.

Es tomando en cuenta seriamente estos datos que la industria puede considerar hoy la debilidad económica del país como una oportunidad para dar un golpe de timón y cambiar el paradigma actual, el mismo que la mantiene con una productividad de la edificación estancada hace ya dos décadas.

Fuente: Diario Financiero